Oficinas: Arquitectura para Innovar y Crear

escrito por

Fecha

julio 6, 2017

Junto con la forma de trabajar, los espacios de oficina también han evolucionado para convertirse en ambientes que permitan y promuevan las estructuras horizontales y flexibles, donde el trabajo en equipo y la creatividad son predominantes.

En sus orígenes, el diseño de la oficina seguía una lógica corporativa casi de carácter fabril, compuesta por espacios grandes y homogéneos, con puestos de trabajo estandarizados (normalmente bastante amplios), muebles robustos y pesados (todos prácticamente iguales) y grandes áreas destinadas para archivo de documentos y papelería. Solían iluminarse a partir de un sinnúmero de luces blancas fluorescentes y ventilarse a través de un sistema de aire acondicionado central que dejaba poco lugar al confort térmico. La iluminación natural estaba reservada para las oficinas de los altos cargos y las salas de juntas, zonas que se ubicaban en las partes más exteriores, monopolizando el aire y las mejores vistas mientras recalcaban la jerarquía interior de la organización.

 

 

Sin embargo, en el transcurso de las últimas décadas, el espacio de trabajo ha evolucionado de manera constante, adaptándose tanto a las nuevas tecnologías como a los cambios sociales, a los requerimientos de un mundo cada vez más interactivo, dinámico y variable. Esta transformación ha impactado prácticamente todos los aspectos y elementos que componen la oficina, desde el edificio que la contiene y su distribución interior, hasta el diseño, colores y materiales del mobiliario, la iluminación y la ventilación.

Uno de los principales motores de cambio es el creciente interés por la sostenibilidad y salubridad de los espacios de trabajo. Hoy en día la oficina busca ofrecer acceso a luz y ventilación natural a la mayor cantidad de habitantes posible, optando por zonas abiertas sin divisiones o con algunas bajas y/o transparentes, minimizando los requerimientos de iluminación artificial (la cual se suele proveer a partir de luminarias de bajo consumo) y disminuyendo el consumo energético requerido por el aire acondicionado, optando por grandes dosis de aire renovado proveniente del exterior. La creación de estos ambientes sanos ha demostrado un impacto positivo tanto para el medioambiente como para los trabajadores y las empresas, reduciendo las bajas por enfermedad y aumentando la productividad en las horas laborales.

 

 

Siguiendo la misma línea, el incremento de los precios de la finca raíz ha llevado a las empresas a buscar un uso más eficiente de su área construida. Por eso, cada vez vemos menos metros cuadrados de oficinas cerradas y unipersonales, las cuales tienen poco uso, una muy baja ocupación y un muy alto costo para las finanzas empresariales. Son menos los metros cuadrados dedicados exclusivamente a cada empleado y más las áreas destinadas a oficinas abiertas y compartidas, a espacios adaptables de uso flexible y de interacción.

Paralelamente, la forma de trabajar de las empresas y las exigencias del mercado han evolucionado en la misma dirección. Del trabajo basado en procesos repetitivos y prácticamente mecánicos, se ha pasado a una economía del conocimiento, que premia la creatividad, el cambio y la innovación. Las oficinas se han convertido en espacios fluidos e inspiradores, que potencian la interacción social y los encuentros informales, lugares donde surgen ideas e iniciativas que luego se transforman en proyectos que representan mayores ingresos para las compañías. Es esta dinámica económica y social la que ha favorecido la proliferación de salas de juntas informales, pufs, sofás y sillones, cafeterías, terrazas, zonas de descanso y hasta mesas de ping-pong como lugares de trabajo, borrando la línea que separa el ocio de la labor. Vemos ahora mobiliario más colorido, texturas más naturales en muebles y alfombras, espacios distendidos, agradables, hogareños…, una muy amplia gama de posibilidades de diseño que suelen utilizar las entidades para complementar su imagen corporativa.

 

 

El espacio de trabajo ha evolucionado de manera constante, adaptándose tanto a las nuevas tecnologías como a los cambios sociales, a los requerimientos de un mundo cada vez más interactivo, dinámico y variable.

Todos estos grandes cambios en el interior de las oficinas y las organizaciones se han soportado en la revolución tecnológica y los avances que esta ha traído en los últimos tiempos. El mobiliario de oficina es cada vez más cómodo y ergonómico, con sillas y escritorios ajustables de manera diferencial dependiendo de los requerimientos del cuerpo de cada persona. Los pisos técnicos (pisos flotados bajo los cuales se canalizan instalaciones eléctricas, de datos y hasta el aire que ventila los espacios) permiten que el espacio de trabajo cambie y se ajuste radicalmente en tiempos muy cortos sin la necesidad de complejas y dispendiosas obras civiles. Asimismo, las infinitas capacidades de almacenamiento digital han reducido enormemente las áreas destinadas para el archivo físico.

Y qué decir de la posibilidad de trabajar en la red o en la nube desde un computador portátil…, la ubicuidad de la tecnología ha minimizado la necesidad de escritorios fijos, hasta el punto de que hoy en día algunas de las más grandes empresas multinacionales han eliminado completamente los escritorios personales de su estructura de oficina, proveyendo solo ambientes de uso común y escritorios compartidos con acceso a una red, potenciando el teletrabajo, la movilidad y la flexibilidad en su organización.

 

 

Al igual que las empresas, los espacios de trabajo del siglo XXI distan mucho de aquellos construidos en el siglo XX. En pocas décadas hemos pasado de una estructura de empresa y de oficina rígida, jerárquica y mecánica a una horizontal, flexible, social y creativa, y este cambio es evidente tanto en los ambientes como en el mobiliario, en las instalaciones e incluso hasta en los trabajadores mismos.

Si estas por desarrollar una remodelación de oficinas, o un proyecto para un espacio nuevo, contáctanos ahora mismo y serás asesorado por un equipo de profesionales calificados en diseño arquitectónico, diseño de interiores y muebles para oficina.

 

Fuentes:

Textos              revistaaxxis.com.co

Imágenes         archivo privado AGC

PUBLICACIONES RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO