Diseño Comercial: Una Experiencia de Marca

escrito por

Fecha

julio 7, 2017

La misión del Diseño Comercial es trasmitir mensajes y generar experiencias de marca. Para entenderlo mejor, analicémoslo desde el punto de vista de la comunicación. En todo proceso comunicativo existen los siguientes elementos: emisor, receptor, mensaje, canal, código y contexto.

Todos estos elementos forman parte de un proceso, si llevamos estos elementos y el proceso a un espacio comercial, llámese bar, restaurante, franquicia, tienda de moda o cualquiera que puedas visualizar, nos daremos cuenta que el proceso está plasmado dentro del diseño mismo, pues El Receptor (cliente) entra en el canal (establecimiento que se encuentra influenciado por el diseño) y recibe el mensaje (modulado por el interiorista) del emisor (propietario), conformado este, además del código, por un contexto (establecimiento) apropiado y consecuente.

En conclusión, si se quiere comunicar correctamente se debe prestar atención al contexto, es decir al espacio comercial donde tiene lugar la parte fundamental de la comunicación, esto es un buen Diseño Comercial.

Como propietario del establecimiento, es necesario tener bien claro el atributo que quieres trasmitir a tus clientes y poner todos los medios a tu alcance para que el mensaje resulte creíble; no es posible vender un producto de calidad si tu espacio comercial está mal conceptualizado y carece de diseño e identidad.

El Diseño Comercial es capaz de utilizar el código adecuado para modular estratégicamente el mensaje correcto elegido por el propietario. Y no hay mejor mensaje que aquél que el receptor escucha cómodamente, sin presiones o decepciones, aquel en el que las piezas encajan en armonía, sin rozamiento, y componen un contexto homogéneo apenas percibido en pro del verdadero protagonista: El Cliente.

El buen Diseño Comercial es aquel que consigue un perfecto equilibrio entre factores estéticos, estructurales y funcionales; la estética debe jugar un papel fundamental en la diferenciación corporativa y a la hora de modular el mensaje conveniente, pero no debe imponerse nunca a la funcionalidad. En diseño siempre debemos salvaguardar el equilibrio conveniente.

¿Tienes clara la estética que le conviene a tu negocio? ¿o pretendes aplicar el proceso a la inversa: seleccionar una estética que te gusta y aplicarla al espacio comercial de tu negocio? Un espacio comercial se utiliza para vender, pero también para trabajar, también para comprar, también para disfrutar… en definitiva, un espacio comercial se utiliza para muchas actividades, por lo tanto, debe ser usable.

Actualmente, vivimos una nueva fase en temas de interiorismo y diseño, incluso podríamos decir que el mismo calor y bienestar que sentimos en nuestros propios hogares está traspasando muros para llegar a todos los sectores: desde el comercio, hasta las oficinas, los hoteles, los hospitales o las escuelas. Queremos lugares donde sentirnos bien, donde poder tener una parte de nosotros mismos en el espacio que nos rodea. Y las empresas comienzan a concebir el diseño como la herramienta clave que aporte ese valor añadido en sus negocios.

¡Diseñar un espacio comercial no es un juego!, no es elegir este o aquel acabado con mayor o menor gusto o tendencia. Es modular una comunicación sincera y creíble entre dos partes: propietario y cliente, a través de un mensaje estratégico con el que ambos se sienten cómodos.

Contáctanos ahora mismo y te acompañaremos en el proceso de planeación y desarrollo de tu proyecto comercial!

PUBLICACIONES RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO